“Todos estamos hechos del mismo barro, pero no del mismo molde”.
Proverbio mexicano

En la medida que le prestamos atención a nuestras acciones, nos sorprendemos inatentos en la manera como a veces nos interrelacionamos, lo que ello origina, dará paso a retroalimentar nuestras debilidades en fortalezas y nos ayudara a que nuestro crecimiento personal nos favorezca.
El crecimiento personal es un proyecto de vida. Es una actitud persistente.Un plan a largo plazo en el cual hay que ir trabajando continuamente. Un sendero de tristes recaídas, pero también de muchísimos avances positivos colmados de satisfacciones.
** De nosotros depende como elijamos considerar nuestras experiencias, pero las ajenas son responsabilidad de sus respectivos dueños.
** En la vida es deseable poder establecer las diferencias reales en cuanto a lo que nos rodea. A menudo tendemos a percibir los efectos como si fueran las causas, o a ignorarlas totalmente, y esto nos otorga una percepción de la realidad que no es más que una apreciación subjetiva desde el punto de vista de la relatividad.
**Los seres humanos tenemos la tendencia a etiquetarlo todo en la vida y estas etiquetas no son más que un reflejo del estado de ánimo de las personas en el momento de expresarse. Una vez puesta una etiqueta, quien la saca?. Los seres humanos tratan de mantener las estructuras mentales que crean, excepto, si se las revisa con autocrítica y sabiduría.
**Mira detenidamente aquello que cruza por tu mente. Presta atención a cuáles son tus preocupaciones y qué las causan. Escucha a tus sentimientos y pregúntate porque sientes esto o lo otro, que te produce ira o miedo.
De nosotros depende como elijamos considerar nuestras experiencias, pero las ajenas son responsabilidad de sus respectivos dueños.
En la vida es deseable poder establecer las diferencias reales en cuanto a lo que nos rodea. A menudo tendemos a percibir los efectos como si fueran las causas, o a ignorarlas totalmente, y esto nos otorga una percepción de la realidad que no es más que una apreciación subjetiva desde el punto de vista de lo relativo.
Comienza entonces, un periodo de nuestras vidas en el cual nos volvemos conscientes de la relación que existe entre nuestras acciones y sus reacciones, permitiéndonos moldear nuestro comportamiento acorde con lo que esperamos recibir de la vida.
Si podemos lograr armonizar nuestros pensamientos, palabras y acciones, podremos realizar un cambio notable en nuestras vidas, volviéndose estas más sencillas y facilitándonos alcanzar nuestras metas y el compartir con las personas que nos rodean. Pues teniendo más armonía internamente es natural que esta se extienda a nuestro alrededor. Además de facilitarnos nuestros propios procesos mentales.
Comienza entonces un proceso de crecimiento interno en el cual nos volvemos cada vez más conscientes de nuestra responsabilidad en relación a la calidad de vida en nuestro entorno y de la capacidad que tenemos para lograr un cambio si nos proponemos tan solo poner nuestro esfuerzo conciente y responsable para mejorarla.
A medida que aprendemos a aceptar estas situaciones como lecciones para nuestro desarrollo, nos volvemos capaces de agradecer la oportunidad que nos brindan y darles la bienvenida reconociéndolas como los maestros que son. Con el pasar del tiempo, nuestro crecimiento nos hace capaces de reconocer que el peso que se coloca sobre nuestros hombros para mejorarnos nunca es mayor que nuestra fortaleza para soportarlo.
Entender que la vida es un constante aprendizaje te ayudará a tener una óptica diferente de lo que experimentas y a hacer más llevaderos cada uno de los momentos difíciles que tengas que afrontar. De esta manera le abres las puertas a una vida plena de vivencias productivas, con la que puedes crecer con el apoyo de experiencias y aprendizajes logrados.
Es menester utilizar la motivación de crecimiento personal en lugar del temor o los incentivos inadecuados.
Además de utilizar motivadores positivos, elimine los desmotivadores, tales como las pasividad y la inercia.
Entienda las diferentes necesidades que impulsan a los individuos; cada persona es única, con diferentes talentos y habilidades. Los moldes de nuestras mentes los creamos y mantenemos nosotros. A crearlos y perfeccionarlos. No basta con obtener las cosas, hay que mantenerlas y consolidarlas. Piénselo y aplíquelo en el diario vivir.

0 comentarios

Publicar un comentario